¿SABES QUE ES LA HIDROTERAPIA DE COLON?


¿CONOCES LA IMPORTANCIA DE LIMPIAR TU ORGANISMO?

PREOCUPATE POR TU SALUD. REGALATE LA OPORTUNIDAD DE SENTIRTE BIEN Y EVITAR DAÑOS A TU ORGANISMO.

La principal fuente de intoxicación del organismo es sin duda “La mala atención en el cuidado del colon”, ya que esto genera una autointoxicación que es la principal fuente de sufrimiento y de la decadencia de la sociedad.

Si tenemos un tubo digestivo mal cuidado, poblado de bacterias y hongos oportunistas y patógenos (en particular, Candida albicans) y contaminado por alimentos mal digeridos, corremos el riesgo que se quede atascado por materia fecal tóxica. Esta situación puede provocar desequilibrios y trastornos de distinta gravedad.

Algunos de los males que se pueden sufrir se expresan como estreñimiento habitual, gases, diarreas, inflamaciones de distinta índole, alteraciones en la piel, cambios de humor o enfermedades más graves, como una colopatía funcional, una diarrea sangrante e incluso cáncer de colon.

HIDROTERAPIA DE COLON

La hidroterapia de colon es una terapia, que se aplica con una cánula especial, y que actúa como una ducha que durante 30 a 45 minutos asegura la distribución del agua en el colon, a una determinada presión y temperatura. Con agua tibia y masajes especializados, se recorre completamente el colon, permitiendo así remover los excrementos bloqueados, los desechos y los residuos tóxicos incrustados.

La hidroterapia del colon, es una práctica agradable para el paciente, quien se encuentra relajado y detecta desde la primera aplicación, una sensación de bienestar y ligereza orgánica.
La asociación de agua y masajes permiten de obtener un desprendimiento de las materias fecales de las paredes del intestino grueso y la desintoxicación del colon. El agua a una temperatura agradable estimula el peristaltismo o movimiento del colon. La irrigación del colon mejora la tonicité de las paredes intestinales y re-establece el ritmo natural del colon.

Cuando estamos intoxicados, las toxinas recorren todo el cuerpo y cuando éstas no son eliminadas a través del colon las “reenviamos” al hígado, riñones, pulmones, páncreas, estómago y piel. El colon, es un órgano reflejo, es decir, tiene conexiones eléctricas con todas las partes del cuerpo. Cuando las toxinas están acumuladas por un largo período en el colon, rompemos la cadena, con lo que las funciones del cuerpo comienzan a trabajar lentamente.

LA IMPORTANCIA DE UNA ELIMINACIÓN ADECUADA DE LOS DESECHOS DEL COLON

De todos los procesos esenciales para la salud, una eliminación adecuada de los desechos a través del intestino es fundamental.

Un intestino sucio conlleva el riesgo de tener un sistema inmunitario deficiente. Se es más vulnerable ante enfermedades infecciosas e inflamatorias relacionadas con el aparato digestivo, respiratorio, urogenital, etc.

Además, tener el colon “enfermo” también es un factor desencadenante de trastornos emocionales. Poca gente lo sabe, ni siquiera todos los médicos, pero las células del intestino producen el 80% de la hormona del buen humor (la serotonina) que se encuentra en el cuerpo

Para una correcta absorción de los alimentos el intestino delgado posee en su pared interior millones de vellosidades intestinales que estando sucias o recubiertas por mucosidades, fermentaciones pútridas impregnadas en ellas, evitarán la buena asimilación. Esto hará que el organismo esté anémico y desvitalizado. La actividad bacteriana del intestino grueso también es importantísima. Estas bacterias amistosas sintetizan nutrimentos valiosos.

Descuidar la necesidad de evacuar, o comer alimentos bajos en fibra conducirá al estreñimiento. De modo que las acumulaciones sobre la pared intestinal se convierte en un criadero de vida bacteriana nociva. Las bacterias comienzan a reproducirse en esta podredumbre empeorando aún más el material y con ello se da el paso para sufrir consecuencias más serias. La pesada capa de mucosidad que recubre el colon se engrosa y pasa a ser el anfitrión de la putrefacción. Los capilares que se conectan con el colon, en vez de nutrimentos, absorben toxinas, venenos y desechos nocivos que atraviesan la pared intestinal; poco después todos los tejidos y órganos del cuerpo comienzan a recibir esas sustancias tóxicas y es así como principia la verdadera autointoxicación a nivel fisiológico.

De aquí se desprende la necesidad de evacuar los desechos, no solo cada día, sino prácticamente después de cada comida que hacemos a lo largo del día; con excrementos bien formados, blandos y sin olores nauseabundos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *